Blog

Se encuentra usted aquí

Luchando por la Paz en Medio Oriente

Cada vez que veo las horrendas imágenes de muerte, destrucción, dolor e ira en Palestina e Israel, no puedo evitar pensar en Aaron, un argentino-israelí convencido que se puede lograr la paz a través de la no violencia.

Conocí a Aaron Barnea (lado derecha de la foto) hace 8 años gracias a una beca para participar en una capacitación sobre Resolución de Conflictos y Desarrollo organizado en la American University (AU) en Washington DC, por la Organización de Estados Americanos. Aaron, una persona adulta de trato amable, mirada amistosa, reside en Israel desde hace décadas y ha sido marcado por un hecho que el día de hoy me resulta impensable imaginar: perdió a su joven hijo en la guerra del medio oriente. Noam, así se llamaba su hijo menor de 21 años, murió en el sur del Líbano, víctima de una carga explosiva activada por el Hisbolá. Paradójicamente él era experto en explosivos y le faltaban solamente cinco días para acabar su servicio militar y retornar a casa.

Aaron asistía en paralelo a otro taller donde a iniciativa de la AU se reunían líderes de Palestina e Israel para hablar de esfuerzos de paz entre Palestina e Israel. Era imposible juntarse en sus respectivos estados y debían “escapar” a territorio extranjero. Los que formábamos parte del curso de resolución de conflictos solicitamos juntarnos y conocer las experiencias de los pacifistas palestinos e israelíes.

Aaron presentó el trabajo de la organización que representaba denominada El Círculo de Padres (The parents circle en inglés), el cual estaba compuesto por padres y madres de jóvenes palestinos e israelíes que habían perdido sus vidas en esta demencial guerra. Ellos estaban convencidos al igual que el Yitzhak Frankenthal, líder religioso y político israelí, que la venganza no les devolvería a sus hijos, y que la violencia y la muerte sólo ocasionan más muerte y más desolación. Sólo la paz y la reconciliación pueden interrumpir el círculo vicioso de la violencia, y lo que debían hacer era movilizarse para ayudar al gobierno a llevar adelante el proyecto de paz con los palestinos.

Actualmente y luego de 10 años de trabajo arduo, el Círculo de Padres es El Círculo de Padres y de Familias que ha abierto espacios en pro de la paz y reconciliación. Ha logrado juntar a padres, madres y familias de palestinos de las zonas de Gaza, Cisjordania y de Jerusalén del Este, y del territorio israelí que están convencidos que la única solución al conflicto no será a través de la violencia, sino por la vía del diálogo y la negociación. Son firmes creyentes que la paz duradera ayudará a reestablecer a ambas sociedades de las heridas inflingidas durante décadas.

Y que la forma por la cual se puede lograr la paz es a través de la reconciliación entre palestinos e israelíes, lo cual vienen practicando y han demostrado como posible a través de las múltiples actividades y encuentros realizados entre las familias palestinas e israelíes. Estas han descubierto que como punto de partida común tienen el dolor de la pérdida de sus hijos y familiares, y el haber optado por promover la paz y reconciliación, antes que por la venganza.

Este no es el único ejemplo de trabajo de los pacifistas palestinos e israelíes. En internet podemos encontrar otras iniciativas para tender puentes, promover la paz y romper con el círculo destructivo del conflicto. Para muestra basta revisar la página de Just Vision que tiene la referencia a un espectacular documental en inglés denominado “Encounter point” o la página de la organización de Aaron Barnea, The parents circle, donde se encuentra un video: “2”. sobre el trabajo que realizan además de múltiples historias de reconciliación (lamento decirles que el material está en inglés).

Que estas iniciativas iluminen a los líderes de Israel y Palestina y se logre cuanto antes el fin de la violencia en favor de retomar las conversaciones de paz.