Blog

Se encuentra usted aquí

Cañaris: retos para la comprensión de la dimensión cultural del conflicto

Durante los primeros tres meses del año, el conflicto minero en el distrito de Cañaris viene marcando la agenda política del país, principalmente por las contradicciones desde el Estado de cómo abordar el conflicto, el debate en torno a si aplica la Ley de Consulta para esta comunidad y si esta se encuentra registrada en la base de datos oficial de pueblos indígenas, a la fecha retrasada en su publicación. Este conflicto guarda relación, mas de lo que se piensa, con otros que son parte del panorama de conflictividad.

El caso conflictivo que merece mi atención, se ubica en una zona eminentemente rural, con una amplia población quechua hablante, con costumbres y valores ancestrales, goza del reconocimiento formal de comunidad campesina e indígena. Algunos hechos que son parte de los antecedentes del conflicto son las denuncias por contaminación ambiental atribuidas a la empresa minera Candente Copper y el rechazo de la población a la minería en la zona, validada mediante una consulta popular realizada el 30 de setiembre del 2011. A la fecha se han realizado tres Mesas de Trabajo integradas por representantes del Ejecutivo, Gobierno Regional de Lambayeque, lideres y autoridades de Cañaris, Incahuasi, Salas; se han instalando dos comisiones, una para de tratar el desarrollo de Cañaris y otra para analizar el conflicto minero generado por las operaciones de Candente Copper en la zona. Se tiene programada la cuarta sesión para el 6 de abril, en la cual se debería tratar el problema de fondo que concierne a Cañaris.

En este marco, desde la PCM se publica el Willaqniki número 3, en el cual se busca explicar el caso de Cañaris, el estado de la cuestión del conflicto y la gestión del conflicto desde el Ejecutivo. Es parte también del Informe un interesante artículo que busca profundizar en la comprensión de las dinámicas conflictivas en contextos de comunidades campesinas e indígenas y su relación con las industrias extractivas. El artículo se divide en tres líneas de análisis. La primera línea, explica algunos hitos históricos que contribuyeron a la formación de imaginarios que alimentan lo que se denomina las culturas del conflicto. Como segunda línea, se menciona los elementos de la diversidad cultural del país y las características en la cultura del mundo andino, la cultura urbano-popular y la cultura criolla. Finalmente, se presentan las perspectivas de enfoques y estrategias de la Oficina Nacional de Diálogo y Sostenibilidad-ONDS que orientan a la prevención y solución pacifica de los conflictos sociales, teniendo en cuenta la diversidad cultural como punto fundamental.

Para entender por qué algunas culturas frente al conflicto optan por mecanismos pacifistas o confrontacionales, es relevante detenernos a mirar la dimensión cultural. En la dimensión cultural encontramos los valores, creencias, cosmovisiones, idiosincrasias, costumbres y patrones vinculados tanto al conflicto como para la paz, aspectos que deben ser rescatados para promover la transformación de conflictos. Cabe resaltar que los cambios en esta dimensión impactan directamente en los patrones sociales y sus alcances son más a largo plazo, pero la tarea implica constancia y reparar en otras dimensiones estructurales, personales y relacionales.

La tercera edición del Informe Willaqniki refleja el esfuerzo del Estado de conocer y profundizar en elementos culturales con la finalidad de avanzar en la comprensión de las distintas culturas y construir de esta manera un enfoque que se centre en el diálogo democrático sobre una lógica intercultural. Ahora como próximos retos se tiene aterrizar el conocimiento que se vaya generando, en los proceso de Diálogo.

En esta etapa de conversaciones que se vienen dando entre los actores involucrados en el conflicto se deben generar las condiciones para el debate de ideas y procurar no caer en la imposición de propuestas y la reafirmación de posiciones; la voluntad de escucha es básica para reparar en esos elementos culturales que debemos comprender. Es importante que el dialogo no se convierta en intrascendente y que los actores se sientan frustrados.

Pueden descargar el archivo ingresando al siguiente link:

http://www.pcm.gob.pe/transparencia/willaqniki/willaqniki03.pdf